Gambia el país de los niños.

Introducción 
El itinerario por Gambia lo hicimos en dos semanas en Noviembre 2016.

Si entras directamente desde un país de la U.E. No hace falta visado para entrar a Gambia.

Aplicaciones para móviles útiles para viajar a Gambia.
En Gambia, si no estás en la zona turística, es complicado encontrar Internet y sobretodo una red Wi-Fi. 
- Para moverse sin estar en linea, una aplicación muy útil es Maps.me, Funciona con GPS y un mapa descargado a lo que puedes añadir tus puntos de intereses y localizaciones. La uso en todos mis viajes y funciona fenomenal. 
- El gobierno tiene bloqueado por seguridad la aplicación Whatsapp. Para poderla usar hay que bajar otra App, que desbloquea el bloqueo. Nosotros usamos el sistema de ArkVPN, con esta aplicación pudimos usar Whatsapp y Skype sin problemas. 


The Gambia, el país de los niños.
El viaje a Gambia empezó como un viaje para explorar por primera vez un país del África Negra y al final se convirtió también en un viaje para estar en contacto con la gente local y de ayuda humanitaria para los niños.
Gambia lo llaman el país de la sonrisa. No sé cómo será en el resto de África, aquí la gente sonríe, pero tampoco demasiado. Al principio las caras son duras, luego si les sonríes e intercambias unas palabras con ellos, las caras cambian y son muy amables y alegres.
Las palabras que más se escuchan son: “Hello, How are you?” y con la espera de una respuesta,,, no es solo una forma de decir!


Gambia es un país islámico, pero muy abierto a las otras religiones. Mujeres con velo no son muchas y con el burca vimos muy pocas. En general las mujeres son las que más trabajan y como siempre les tocan las peores tareas y condiciones. 
La cosa curiosa de Gambia, es que es un país rodeado por Senegal y países francófonos,,, pero se habla inglés. Fue ex colonia inglesa, pero nunca fue absorbido por los países que lo rodean.
Gambia es un país muy pequeño, es largo unos 450 km por 80 km en el punto más ancho, la costa.
Es un país que se desarrolla alrededor del Río Gambia, que da agua y fertilidad a todo el estado. Su economía funciona principalmente con la pesca y en el interior con el cultivo mayoritario de cacahuetes.
A nivel turístico está poco desarrollado. La zona más turística está principalmente en la costa, Senegambia es el área más visitada.
Nos quedamos dos semanas recorriendola y sinceramente fue mucho tiempo…
Con una semana se puede visitar sin problema todo el país. 
A nivel histórico-cultural no tiene mucho y a nivel de naturaleza está el río y las más de 500 especies de aves. Es un paraíso para los amantes del avistamiento de aves. De los grandes mamíferos africanos hay solo unos cuantos hipopótamos.


La experiencia más interesante ha sido a nivel humano. Relacionarnos con la gente local.
Tuvimos la suerte de vivir una muy agradable experiencia conviviendo unos días con una familia gambiana. Durante el viaje por el país conocimos mucha gente amable que nos ayudó.
La experiencia más especial fue poder donar a más de 300 niños de dos escuelas diferentes, material escolar. Es increíble como con tan poco los niños se quedaban encantados y felices.
Parece que Gambia es un país de niños,,, hay niños por todas partes.  

En el periodo que estuvimos nosotros, estaban preparando las elecciones “democráticas” del nuevo presidente. Vivimos parte de la campaña, pero nos marchamos un par de semanas antes de las elecciones. 
La gente con la que hablamos estaba deseando un cambio en el país. Nadie quería más a este presidente que empezó como dictador,,, llevaba ya 23 años en el poder.
En el momento de escribir este Post, ya se habían realizado las elecciones y finalmente el presidente dictador ha salido como perdedor. Espero con todo mi corazón que el país tenga una transición política tranquila y que por una vez en África no haya conflictos.


En general Gambia es un país pacífico, la gente cuida al extranjero. Aunque había policía por las calles y check point a cada momento, nunca nos hemos cruzado con ningún tipo de problema o hemos sentido la sensación de peligro. Una de las frases que más nos repetían fue: “Gambia, no pasa nada”…
Durante nuestra estancia con la familia gambiana, aprendimos un poco de Mandinga. Los mandingas son la “tribu” más numerosa en Gambia. Fue divertido y útil saber hablar algo de su idioma y esto siempre ayuda a abrir puertas y que la gente te trate y te vea con otros ojos.

Este es el recorrido que realizamos en Gambia, desde la costa hasta el profundo interior, la ciudad de Basse Santa Su.


Abaraka (gracias) Gambia y suerte frente al cambio!

Misión Material Escolar para los niños de Gambia

Cuando empecé a buscar información sobre Gambia y contacté con la gente local a través del Couchsurfing me di cuenta que muchos de ellos me pedían traerle material escolar.
Estuve investigando un poco más y descubrí que Gambia es un país con un altísimo porcentaje de población infantil. El nivel de analfabetismo es bastante alto y necesitaban ayuda a nivel educativo.


Estuve investigando como poder llevar algo de material a alguna escuela en Gambia.
Mi idea era, con la ayuda de amigos, recolectar dinero o material escolar (cuadernos, lápices, gomas, etc) para poder donarlos a alguna escuela una vez llegado en el país.


Empecé con contactar con Casa África, esperando que me pudieran ayudar o aconsejar sobre como hacer esta pequeña obra humanitaria.
Pero la respuesta fue simplemente, que si no tenía contenedores para llenar barcos de mercancía no podían ayudar. Me dijeron de probar a preguntar a otras instituciones como W.W.F., Unicef u ONG varias. Pero fue lo mismo… si no tienes grandes cantidades o fuertes inversiones no te ayudan.
Así que la elección fue buscarse la vida para poder ayudar a estos pobres niños.


Contactamos con amigos y le comentamos la idea. Alguno nos ayudó directamente dejando algo de material escolar y otros con una ayuda monetaria.
Era mejor ir con dinero a Gambia. De esta forma pensamos que podíamos ayudar, además de los niños, alguna familia local comprándoles directamente a ellos material escolar y moviendo la economía local. Creo fue una idea muy acertada.
No teníamos claro como hacerlo exactamente, pero nos lo propusimos como una de la misiones del viaje.


Una Vez llegados a Gambia hablamos con los chicos que nos hospedaban y dio la casualidad que unos de los hermanos era profesor en una pequeña escuela de Sukuta.
Nos informamos de la cantidad de niños que había y compramos material por cada uno de ellos.


Fuimos a Serrekunda, la ciudad del comercio y encontramos un pequeño Book Shop.
Hablamos con la propietaria Elisabeth y nos hizo un buen descuento para ayudar a la escuela.
Le compramos, 240 cuadernos, 280 lápices y 100 gomas. Nos gastamos 3400 Dalasi (aprox. 70€). Con este material ayudamos a todos los niños y más.


A mediodía fuimos a la escuela “Lift Nurcery School”.
Cuando llegamos había 210 niños esperándonos.


Hablamos con la directora, que nos dio las gracias por lo que estábamos haciendo y nos enseñó la escuela. Eran varias clases. Desde los niños más pequeños que estaban aprendiendo las primeras bases a los más grandes de unos 7/8 años.


Los niños eran súper educados,,, se quedaban sentaditos esperando su turno de entrega del material. Nos miraban a ojos abiertos,,, y escuchaban lo que estábamos contando.



Nos cantaron canciones…



Cuando terminamos con la entrega del material salimos al patio, ya era hora de cierre de la escuela. Los niños vinieron hacia nosotros, esta vez menos tímidos… Se acordaban de nuestros nombres, querían cogernos de las manos y jugaban con nosotros.


Salimos de la escuela con una escolta de niños,,, que poco a poco se iban retirando hacia sus casas.
Fue toda una experiencia y una alegría poder tener esta oportunidad.

La otra escuela que visitamos fue en Sanyang. Aún nos quedaba parte del dinero de la donación, así que hablamos con Juaquin, el dueño del Kajamor Lodge y nos indicó una escuela donde podíamos ir.


Fuimos a Sanyang pueblo y con el dinero que nos quedaba compramos material escolar.
Compramos 140 cuadernos y 288 lápices, nos gastamos 2400 Dalasis (aprox. 50€).
En el Book Shop nos vino a buscar uno de los profesores y nos guió hasta la pequeña escuela.
Era la “Rainbow Pre-School Faala” y había 90 niños.


También aquí entramos en las pequeñas clases y los niños nos miraban con caras asombradas.
Nos escuchaban con atención y esperaban muy educados su turno de entrega de los cuadernos y lápices.


También ellos cantaron y bailaron...


A la salida de la escuela nos acompañaron también por parte del camino hasta perderse por las pequeñas calles de tierra del pueblo.



Fue una emoción hacer esta pequeña obra social. Es mucho mejor ayudar a la gente más pobre que nosotros con material que le pueda ayudar a su desarrollo y crecimiento.
No hay que dar nunca dinero a los niños, la mejor ayuda que puedes hacerles es que aprendan a sobrevivir con sus propios medios.


Gambia y muchos países del mundo necesitan ayuda a nivel educativo. La educación es la base de una buena cultura y una buena cultura es la base de un buen desarrollo y crecimiento del país. Invertimos en educación y cultura!


Sanyang Beach  <<  

La playa de Sanyang en el sur de Gambia

Etapa 5 
Por la mañana temprano fuimos a la parada del bus en Janjanbureh. Esta vez increíblemente el bus llegó puntual a las 7.30h. Era un Green Bus Express, que iba directo a Banjul, un recorrido de unas 7/8 horas. Nosotros pararíamos antes en Brikama Kombo, coste 210 Dalasi (aprox. 4.40€) y desde allí intentaríamos llegar a la costa, a Sanyang Beach.


Para nuestra sorpresa el bus tenía aire acondicionado.
Es curioso el sistema que tienen para controlar los billetes… Primero pasa el vendedor y seguido pasa el revisor de billetes. Los dos se quedan en el bus durante el trayecto. Durante el recorrido hay varios check point de la policía. Nos ha pasado en dos ocasiones que subieran a controlar los documentos.


La carretera es bastante buena, asfaltada y el bus iba a toda velocidad, parando de vez en cuando en pequeña aldeas. Los paisajes son parecidos a los de la zona norte del país, aunque en el sur hay más aldeas. Después de un par de horas de recorrido llegamos a Soma, una ciudad de transito bastante importante, aquí pasa la carretera que va y viene de Senegal. Paramos unos 20 minutos para comer algo.
Desde Soma llegamos a Brikama Kombo. En total el viaje duró unas 5 horas y recorrimos unos 280 km. Llegamos sobre las 13.00h, mucho antes de lo previsto. Aquí fuimos a buscar la estación de los Gelli-Gelli, los minivans compartidos. Estaba cerca de donde nos dejó el bus.


La estación es muy caótica y para nosotros sin sentido lógico,,, todo era igual, sin carteles y con un montón de gente gritando nombres de lugares… Con la ayuda de un señor encontramos el Gelli-Gelli que llevaba al pueblo de Sanyang, coste 13 Dalasi (aprox. 0.30€). Nos metieron como sardinas en su interior. Sin aire acondicionado hacía mucho calor. En más de media hora llegamos a Sanyang y desde allí cogimos un taxi compartido hasta Sanyang Beach, coste 15 Dalasi (aprox. 0.30€).


Una vez llegados a la playa empezamos a recorrer los varios Bungalows o Lodges, para buscar algo donde dormir. Finalmente declinamos por el Kajamor Lodge Hotel, muy buena calidad precio y atención al cliente, además de estar un poco más afuera de la zona más concurrida.
Aquí nos quedamos 5 días…


Estuvimos descansando, disfrutando de la playa y del mar.
Sanyang Beach a diferencia de Senegambia es más tranquilo y menos turístico. Están los 4 sitios para dormir y algo para comer y poco más.


Lo más estresante era lidiar con los Rastas,,, los chicos que vivían por la playa en busca de turistas para intentar "sacarles" dinero, vendiendo zumos, cosas varias, maria y cerveza,,, los buscavidas del lugar... Te entran con amabilidad, pero cuando lo hacen por muchas veces a lo largo de un día te cansan bastante!
La playa de Sanyang es tranquila, el mar es bastante limpio. Este también es uno de estos mares que caminas y caminas y no bajan…



Básicamente lo que hacíamos era dormir, comer arroz con pollo o pescado, tomar sol y bañarnos,,, observar los pájaros y los cangrejos en la arena.


El día más aventuroso fue cuando fuimos en bicicleta por la playa hasta la frontera con Senegal.


Un amigo del Kajamor, Yahya, nos prestó-alquiló un par de bicicletas, les dimos 100 Dalasi (aprox. 2€) por cada una. Por la mañana después de desayunar nos encaminamos hacia el sur.
Para llegar a la frontera teníamos que recorrer más de 25 kilómetros.


La arena con marea baja estaba compacta y se podía circular sin problemas.
A unos 3 km del lodge había un río que entraba en el mar,,, con marea baja pudimos pasarlo en bicicleta.


Recorrimos muchos kilómetros por la playa, una playa donde no había nada ni nadie,,, solo aves…


Como en Senegambia me pareció increíble que siendo una playa salvaje no fuera sucia de los restos de las mareas.
El día estaba muy soleado, pero a la orilla del mar y en bicicleta la brisa te refrescaba.


Después de unos 15 km llegamos al pueblo de Gunjur. Aquí coincidimos con la llegada de cayucos de pescadores que descargaban su cargamento.



Seguimos y nos cruzamos con una Mezquita a la orilla de la playa. Por lo visto es una mezquita bastante importante en la zona. Aquí estuvimos hablando con el Imán un rato.


Era temprano y decidimos seguir con el recorrido hasta el siguiente pueblo, Kartong, pueblo que fronteriza con Senegal.
La playa seguía siendo desierta, de vez en cuando había algún Eco Lodge que se asomaba a la orilla.


El calor se hacía cada vez más intenso,,, casi no quedaba agua… después de unos 10 km llegamos a la altura del Kartong, pero no habían caminos visibles que llegaban al pueblo. Mirando el Gps vimos que había una carretera cerca de la frontera y nos dirigimos hacia ella. Pero nos encontramos con otro río,,, esta vez más grande, con la bicicleta al hombro conseguimos cruzarlo.


Por fin encontramos la carretera que llevaba hasta Kartong. Pasamos por el último puesto de control de la policía antes de la frontera y nos dejó pasar sin problemas… Llegados a Kartong encontramos una tienda con agua fría,,, un alivio… Pero los restaurantes estaban cerrados. Compramos unos plátanos, lo único que había.


Después de un corto descanso empezamos el camino de vuelta. Estábamos bastante lejos de casa y teníamos el culo roto por los sillines de las bicicletas. Nos quedaban más de 25 kilómetros para volver.
Por un camino de un lodge volvimos a la playa. Nos paramos un poco a refrescarnos en el mar.


Más frescos seguimos el camino de vuelta. Pero no habíamos comido nada,,, y las energías aflojaban. Encontramos un puestito de unos rastas que nos prepararon un zumo de pomelo… Nos regeneró! Descansamos un poco allí, pero no teníamos mucho tiempo, nos quedaba mucho camino y había que llegar antes de la bajada del sol.


La marea estaba alta y las bicicletas ya no circulaban con facilidad, además estábamos cansados. Llegamos a Gunjur,,, tuvimos que bajar de las bicicletas y empujar, nos hundíamos demasiados.  
Después de recorrer unos kilómetros empujando montamos otra vez…
El camino de vuelta parecía no terminar nunca. Cuando vimos el río antes de casa nos alegramos… estábamos muy cansado. Pero la marea estaba alta. Tuvimos que pasar el río con las bicicletas en los hombros, el agua llegaba a la cintura.


Nos quedaban los últimos 3 km,,, lo más largos! Pero llegamos 10 minutos antes de que se hiciera de noche. Lo conseguimos! Recorrimos más de 50 kilómetros. Salimos sobre las 9.30h de la mañana y volvimos sobre las 19.00h.
Estábamos muertos! Al día siguiente no hicimos nada.


El último día antes de partir fuimos a otra escuela en Sanyang a entregar más material escolar.
Otra fantástica experiencia con los niños.


El Kajamar Lodge Hotel nos invitó al camino de vuelta al aeropuerto, no nos cobraron nada. Gracias chicos.

Aquí termina la aventura en Gambia, un país muy tranquilo para visitar. 

Janjanbureh (Georgetown), Gambia

Etapa 4 
Después de ver las piedras monolíticas de Wassu cruzamos el río con un pequeño ferry y entramos en Janjanbureh, también llamada Georgetown.



Janjanbureh es una pequeña ciudad sobre una pequeña isla en el río, en el interior de Gambia. Fue capital del país y en la época de gloria fue una de las ciudades más importantes para la venta de esclavos.


Precisamente paramos aquí para ver una de estas prisiones, la “slaves house”.
En la casa de esclavos que vimos, nos contaron un poco la historia de lo que pasaba en aquel dramatico periodo. 
Cuando capturaban a los hombres, los encerraban en celdas, pero a los más rebeldes los mandaban a prisiones diferentes.


Los dejaban en una especie de sótano,,, donde con la bajada y subida del río se inundaba y quedaban sumergidos hasta la cadera. Había una especie de pozo que comunicaba con las aguas del río y donde podían beber agua… pero cuando el agua subía, todo se mezclaba con los excrementos y porquerías varias, provocando cólera y más infecciones. 


Los que sobrevivían empezaban otro duro recorrido hasta el mar,,, y luego emprendían la larga travesía hasta América. Muy pocos llegaban vivos al destino,,, y a los que llegaban, les esperaba una muy dura vida de esclavos!


La famosa serie Kunta Kinte está basada en una historia real de un esclavo de Gambia que vivía en una isla en el río, muy cerca de Janjanbureh.
La cosa increíble, era que muchos de los reyes de las tribus locales, vendían su propia gente a los esclavistas a cambio de alcohol.


Una vez visitada la "slaves house" con el grupo, fuimos a ver el Mercado de Janjanbureh, un mercado local un poco pobre de mercancías….




Después de la visita al mercado nos despedimos del grupo… ellos volverían por el lado sur del río hasta Senegambia, nosotros nos quedaríamos aquí.
Ibuh, el capitán del barco de la travesía por el río, se ofreció para ayudarnos a buscar una Guest House.
Visitamos varios sitios, pero todo estaba lleno! El Presidente de Gambia estaba aquí y mucha gente de la costa había llegado para verlo.
Finalmente conseguimos una habitación en un Camp, más cara de lo que esperábamos… pero era el único lugar donde había sitio.


Dejamos las cosas y fuimos con Ibuh y otro chico que nos acompañaba a tomar un refresco.
El sol estaba bastante fuerte y hacía mucho calor. Nos despedimos de ellos y para darles las gracias les dimos material escolar para sus familias. Parece que todo el mundo lo necesita…


En Janjanbureh pasamos tres días.
Es un buen lugar para los que le gusta avistar aves. Hay guías que te llevan por el río, pero no era nuestro caso.


Janjanbureh es una ciudad donde no hay mucho para el viajero y hay poco que hacer. Las calles son de tierra y hay unas tienditas donde se puede comprar agua y algo de comida. 
Encontramos un restaurante llamado "Yaya", donde podíamos comer comida local a buen precio, preparada por una señora. Era como estar en el comedor de su casa.


Estuvimos paseando por las calles y relacionándonos con gente local. Los Gambianos son muy amables y les gusta hablar con los extranjeros. 
Todo el mundo saluda con “Hello, how are you?”


Después de unos días ya nos conocía todo el mundo.
También coincidimos con el Presidente y una noche se montó una fiesta con tambores y danzas. Esperaban la vuelta del Presidente que había salido para su campaña electoral,,, y conseguimos verle! Creo que la televisión local nos grabó bailando…


La idea era también llegar más adentro del país, hasta Basse Santa Su, una ciudad fronteriza con Senegal. A lo mejor había algo más interesante que aquí.
Decidimos movernos. Preguntamos los horarios de los buses, pero cada uno tenía su teoría. 


Por la mañana sobre las 8.30h llegamos a la parada, teóricamente el bus salía a las 9.00h, pero no llegó hasta las 10.00h.
Mientras esperábamos nos encontramos con Ibuh que nos comentó que justo este día, el Presidente se movería hasta Basse Santa Su,,, mierda!!!! Otra vez!!!
Subimos al bus, coste 50 Dalasi (aprox. 1€), el recorrido fue de casi una hora y media por medio de campos y pequeñas aldeas… Hacía mucho calor.


Llegamos a Basse y bajamos en la última parada, el centro. 
Bajo el caluroso sol empezamos a caminar buscando una Guest House o cualquier cosa para dormir… Miramos una, dos, tres,,, todo estaba lleno… El Presidente llegaría a lo largo del día y todo el mundo estaba eufórico.


Después de un par de horas buscando y visto que la ciudad no prometía mucho más que Janjanbureh,,, decidimos volver a coger un bus para regresar de donde venimos.


Fue más bien una excursión a Basse. Afortunadamente el bus de vuelta salió rápido.
Durante el regreso nos cruzamos con el convoy del Presidente. El bus tuvo que parar para dejarlo pasar,,, nos quedamos media hora esperando.


Cuando llegamos a Janjanbureh, ya la ciudad estaba vacía y pudimos encontrar con facilidad una Guest House a buen precio.


Visto lo visto, ya no había mucho que hacer por aquí. Nos quedaba una semana en Gambia y ya habíamos hecho casi todo lo que pensábamos hacer.
Tomamos la decisión de que al día siguiente nos moveríamos hacia la costa. 
Pero no a Senegambia, a otra playa en el sur del país que en teoria era menos turística, Sanyang Beach.